Industria minera nacional recibe nueva generación de jóvenes titulados del CTI Don Bosco

titulacion web

Proyecto educativo desde hace una década aporta capital humano de excelencia para el país y la región de Antofagasta.

 

Una nueva generación de jóvenes con aptitudes y capacidades que den respuesta a la creciente demanda de capital humano de excelencia para la industria minera nacional de los próximos años, entregó el Colegio Técnico Industrial Don Bosco tras las ceremonias de titulación 2012 de sus alumnos de las áreas de mecánica industrial, mecánica automotriz, electricidad y electrónica.

Así un total de 270 estudiantes que durante cuatro años recibieron de parte de esta entidad educacional los valores, aptitudes, principios y capacidades técnicas y profesionales, recibieron sus correspondientes certificados de título de parte de esta institución, la cual nace fruto de la alianza estratégica entre la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA), el Arzobispado de Antofagasta y la Congregación Salesiana, dando así vida estos tres organismos a la Fundación Educacional Región de la Minería.

Para el Presidente de la AIA, Marko Razmilic Kútulas, esta nueva generación de técnicos de nivel medio “es fruto del trabajo mancomunado entre las instituciones que forman parte de la Fundación, quienes desde hace una década hemos logrado formar un capital humano de excelencia para nuestra región”, agregando que esto se debe “a que este colegio es un modelo de gestión y excelencia en sus prácticas educativas, debiendo sentirnos orgulloso de ellos tanto nosotros como ustedes, quienes hoy salen al mundo laboral y cuentan con las herramientas necesarias para enfrentar este mundo, el cual deben conquistar”, sentenció.

 

RECONOCIMIENTO

En tanto el Director de la Presencia Salesiana en Antofagasta, Padre José Carraro, junto con destacar la calidad humana y académica de quienes se titularon, manifestó su orgullo por poder ser partícipe de este significativo proceso de estos jóvenes, “siendo sin duda un momento histórico y significativo para ustedes (alumnos), sus familias y todos quienes son parte de su vida, ya que ahora culminan un proceso que les permite enfrentar el futuro con optimismo y confianza”, recalcó.

Tras recibir cada uno de estos jóvenes sus respectivos certificados de manos de un familiar cercano y como una forma de destacar sus logros en el proceso formativo y especialmente durante la realización de la práctica profesional, proceso necesario para poder obtener su título técnico, es que se procedió a entregar un reconocimiento a los mejores titulados de cada especialidad.

Es como en mecánica industrial se hizo merecedor de este honor David Monardes Carvajal, quien recibió este premio de parte del Centro de Entrenamiento Industrial y Minero (CEIM). En tanto en mecánica automotriz el reconocimiento de parte de Puerto Antofagasta, recayó en Felipe Córdova Miranda.

Por su parte en el área de electrónica, Daniel Bravo Campino obtuvo el galardón de parte de Elecda, mientras que Reliper quiso premiar al mejor en la especialidad de electricidad, siendo en este sentido homenajeado Enrique Guzmán Guerra.

Junto a ello, la empresa Guiñez Ingeniería como una forma de aportar a la modernización y optimización del sistema del control de insumos y herramientas del colegio, donó un computador para ser usado en estos procesos.

Finalmente y para reconocer al alumno que finalizando sus estudios, demostró aptitudes y cualidades sobresalientes en el ámbito personal y académico, es que el licenciado Guillermo Ascuí Alfaro obtuvo el premio “Don Bosco”, siendo en este sentido reconocido por la empresa Komatsu Chile.

El Colegio Técnico Industrial Don Bosco, fundado en el año 2002, cuenta con una dotación de 1180 alumnos repartidos entre séptimo básico y cuarto medio, estando emplazado en un terreno de 20.860 metros cuadrados en el sector norte de Antofagasta.

Dentro de su moderna infraestructura destacan 30 salas de clases, variadas salas administrativas y computacionales, casino, biblioteca, laboratorios, talleres, un gimnasio techado, templo ecuménico y cancha de fútbol de pasto sintético, entre otras dependencias.

 

 

Deja un comentario